diumenge, 3 de gener de 2010

Musa anónima 4




Ante un pecho tan maravillosamente perfecto, a uno sólo se le puede poner la mente erecta y pensar en placeres carnales. Y en tocar; y en morder; y en lamer y ser lamido; y en oler y absorber la fragancia de una piel juvenil y suave. Eyacular fantasías también libera, y ayuda en parte a hacerlas realidad...








2 comentaris:

PERSÉFONE ha dit...

La referencia a la "mente erecta" es un hallazgo. El diálogo entre la fotografía, el texto y el video, una intersección deliciosa. Un abrazo enguantado.

dEsoRdeN ha dit...

Gracias, Perséfone. Si le añadimos un guante a lo Gilda como el que llevas, le ponemos la guinda al pastel