dijous, 12 de desembre de 2013

Anna




Anna es poderosa: tiene presencia, intensidad, voz, magnetismo para hipnotizarte, fuerza para atropellarte y sensibilidad para deshacerte con un simple y seductor susurro. Y es tremendamente sexy. Verla en sala pequeña te hace sentirte un privilegiado, porqué sabes que la estás viendo en el momento justo; cuando toca, en su esplendor. Y te permite imaginar lo que debió ser ver a PJ Harvey cuando presentaba 'Rid Of Me'. Y sí, la música de la Calvi también le debe mucho a la musa musical dEsoRdeNada por excelencia...