dimarts, 31 de desembre de 2013

Catherine




Pues no es precisamente repulsión lo que me provoca, no...