dimecres, 30 de desembre de 2009

Elena


Y quién fuera infinito para poder abarcar esa mirada perdida...